Graciela Licciardi

Página Oficial de la Narradora - Poeta - Ensayista y Dramaturga

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

"AVEPOESIA" de María Paula Monez Ruiz

Este poemario que hoy tengo el honor de presentar nos lleva de paseo hacia una vida espiritual que nos conduce, a los lectores, a lugares de alta identificación, consustanciándonos, sobre todo, a los que escribimos poesía. Es un libro escrito con el compromiso interno y a la vez la expresión de estados potenciales que conlleva la bella misión escritural.

El título me sugiere libertad, más allá de lo que escribiera Graciela Maturo sobre el significado del saludo Ave: salve, lo interpreto además como “Poesía en vuelo” y este pensamiento me disparó otros conceptos que iré contándoles.

María Paula ha agrupado en 5 partes los poemas y ellas son:

 

  1. HAMBRIENTA, DESNUDA, DESCALZA
  2. AL ACECHO DE TU LUZ
  3. HOMENAJE A ROSA MARÍA SOBRÓN
  4. OJOS MÚSICOS
  5. ACROBACIAS DEL SILENCIO.

 

La Primera Parte: HAMBRIENTA, DESNUDA, DESCALZA a decir de sus propios versos que citaré comienza con una pequeña carta al lector donde manifiesta: “Este poemario comienza sus pasos como la vida misma. Tambaleamos, caemos, nos levantamos, caminamos, volamos, morimos, nos nacemos.Madre poesía iluminas ascenso descenso, solfeo itinerante de la cruz humana. Y eres ave y eres plegaria. Avepoesía. Amo tu vuelo”.

Para María Paula la Luz es poesía, nos regala una estrella que tiembla, detrás de las palabras pero también hay una paloma niña que descifró el mandato casi bíblico, casi mágico “elévate y anda”.

La autora se complace en jugar con las palabras, no exentas sin embargo de esa dubitativa certeza en las mismas y el clima creado a tal fin, cito: “Veo una ventana asomada a una niña y una niña asomada a una ventana” o “Juncos caídos como astillas, astillas como juncos. En el poema YO SÍ, YO NO lo observamos más claramente:

Esta hamaca de madera que me mece / dice libremente:/ / Sí Sí/ Sí Sí./ Y los pasos de este cuerpo que me pertenece/ dicen dubitativamente:/ No Sí/ Sí No.

Voy y vengo, vengo y voy / como meciéndome, desde el abismo al celeste / como diciéndome: / Yo Sí / Yo No. / Aliada y sabia brújula, el alma con su cárcel.

María Paula nos describe a la niña que todos fuimos alguna vez, los temores, las incertidumbres, cito: “La niña y yo tememos que el miedo crezca si se nos moja el silencio. / La niña no ríe. La niña no llora. Su boca cerrada, sus ojos empañados, fijos, fríos. / Y yo aquí, balbuceando palabras de agua.

Sin embargo luego surge lo inaudito, leemos en el poema LA MAGIA DEL MIEDO: Corazón de papel, vuelas / en forma de poema vivo / libre auténtico. Y en otro “Nadie divisará en el aire las huellas de su vuelo./ / pero alguien, desde aquí / escribirá que la ha visto en silencio

Entonces la poeta luego toma la poesía como el elemento de vida primordial, honra a la poesía desde su misma génesis, dice en unos versos: “ Seguramente

ellas, las musas luminosas / ellos los duendes de mi centro / para volver a mí, esperen que yo escriba / que sin ellas, que sin ellos, este lugar me asfixia/ y me marchito /que los sueños no se sientan / que mi silla me congela y me lastima / que con ellas, que con ellos, aquel rincón destruido / quiere renacer aquí, y que yo le diga: ¡entra! / Y que entrando en mí, como ayer / él me diga: ¡bienvenida! / Musas, duendes, poesía / ¡Que así sea!

A lo largo de todo el poemario la naturaleza está presente, en las montañas, en el álamo plateado, el lago, el abrazo de un gorrión, la luna repetidas veces, el viento y múltiples elementos más.

Algo notable en esta escritura es la fuerte presencia de la sinestesia, la aparición de olores, sabores mezclados con los versos poéticos, por ejemplo: en Licor de poesía : Sólo resta una botella blanca de licor de luna negra. / Siendo la última, decido beberla, pero…/ me bebe ella y a ella se la beben/ . En POSTRE DE AVIÓN

Copos de azúcar, claras a nieve / suspendidos / sobre el praliné urbano./ En lo más alto, / ojos soñolientos lamen / el deseado descanso / con sabor a mouse de cielo. o menciona “un vasito de lo bueno” o “una porción de eternidad” o dice “Respiran ámbar memoria de vainillas”. También hay un poema que se titula SABOR DE VIDA A PUNTO dice: Pequeñas partículas de ingredientes dulces y / salados, adheridos al papel, dan testimonio de haber/ sido convocados varias veces, por la mano que revuelve las hojas amarillentas y saborizadas. / De modo que la memoria del tacto, en aquellos / instantes se sintió nuevamente incorporada... / chocolate, azúcar, harina, sal.

María Paula reafirma en forma constante el paso del tiempo, el acudir a la memoria, el mirarse dentro de sí misma: “El viento será un duende que soplará pinceles invisibles plateando la memoria.....”Recibo, en este instante la visita de mí misma. (mirándose al espejo)

El uso del oxímoron es visible: “De modo que mi mente tuvo que hacer nido / en lo alto de aquí abajo y entibiar la idea del descanso sin miedo” o “tengo un frío abrigado” En el poema “Confesiones de una sombrilla realiza un interesante juego de palabras.

En la Parte II “Al acecho de la luz” en los poemas dedicados a su Hermano Eduardo María Paula nos adentra en sentimientos entrañables que nos conmueven: Y aunque todo ahora delate/ que te has llevado una parte de mis pasos con su vida / voy a confesarte que te distraje / y jugamos a esconder los miedos detrás de cualquier tarde, detrás de cualquier árbol.

Deseo destacar además la presencia notable del azul en el poemario: catarro azul / un licor azul / un artesano azul / el escribano azul / duendecillos azules/ autito azul azules tus ojos elevan.... Tengo una estrella gris, unos ojos sin tu azul / , salpicará las gotas de aquel azul, tu luz

En la parte III Homenaje a Rosa María Sobrón, María Paula despliega todo su amor, cariño y respeto hacia esta escritora que se ha adelantado al cielo y la cual le ha inspirado en su homenaje hasta la inclusión de una carta a la ausente que guardará en un libro en el que encuentra un mensaje para la que escribe: “No dejes la poesía” y creo que ninguno de nosotros la dejaremos nunca.

En la IV parte Ojos músicos nos impacta la ternura y el agradecimiento a la vida de la autora por tener a sus nietos Juan Ignacio y Luciano a los que dedica varios poemas y donde incluye el desarrollo de mini narraciones infantiles. EL VIENTO, El caminito de sol, La hormiguita y el árbol.

En la V y última parte ACROBACIAS DEL SILENCIO María Paula vuelve a describir el profundo sentimiento existencial donde aparece una especie de receta sorprendente en un poema dedicado a su madre INDICACIONES por la mañana en ayunas, y por la noche antes de dormir,/una medida de lágrimas vencidas. Durante el día, tu impermeable de albores, para que granizos de sol /no bombardeen mis ojos, aún sin vencimiento..

Y por último en el poemario se hace manifiesta la circularidad como lo dice el poema anteúltimo ARTE POÉTICA Descubrirte… creando. Crearte… / desnudándote / Sentir desde la nada, la vida / y comenzar el camino desde cero, sin cuerpo.

Avepoesía es un libro que nos hace reflexionar sobre la vida, la muerte, los seres queridos y sobre la poesía y todo lo a través de ella puede expresarse y como dice la autora: Durante ese tiempo de amparo y especial escritura las piedras me contaron duros secretos acerca del frágil papel de estar viva.

Le damos la bienvenida a este poemario en el GRUPO A.L.E.G.R.I.A y felicitamos a María Paula por su gran sensibilidad.

GRACIELA LICCIARDI