Graciela Licciardi

Página Oficial de la Narradora - Poeta - Ensayista y Dramaturga

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Comentario de Juan Digregorio- Licenciado en Psicología

Qué bueno ha sido lo que he en esta Obra; semejante alegato, una serie de imágenes y PALABRAS, fundamentalmente PALABRAS.

  1. Desde una mirada ingenua he sentido que la obra es altamente fuerte pues toca sensibilidades, que en principio serían de género femenino (problemática femenina; seguramente la visión es distinta según el género observante, pero desde mi lugar como psicólogo pero con una mirada ingenua, diría, que la Obra tiene una buena puesta, muy buena la actuación y muy buena la descripción de la historia.
  2. Ahora desde mi visión como psicólogo, desde la observación, sentí que por un instante estaba en el consultorio escuchando la problemática de alguien desesperado, por sensaciones encontradas: el miedo y los mandatos, que sumado a una gran soledad interna. mostró un viaje a lo interior y a un lugar de decisiones, y es ahí donde la mirada ingenua desaparece y aparece la problemática universal, que se enfatizó en un hecho concreto que sería el embarazo, sólo una significación en un mundo demandante; las palabras que marcaba en el primer párrafo han sido un elemento enriquecedor durante todo el desarrollo y la muy buena actuación, marco que, a través del énfasis en los diferentes momentos de la obra, insisto, esas palabras han sido altamente detonantes en la obra, junto al diálogo interno, ha mostrado un mundo de sensaciones que han marcado, a mi entender, el verdadero desarrollo, y que a su vez sumado a la excelente actuación y a la puesta sencilla, que sólo ha servido para reforzar los elementos internos y externos, han dado como resultado una excelente puesta sobre una idea íntima y universal.
  3. Mi observación no se detuvo sólo en la obra, también vi el rostro de los que salían, y aquí encontré, también, otro mundillo, algo interesante de contarte, si me lo permitís, dado que seguramente a vos se te escapan por la emoción y por la responsabilidad de ser atenta con quienes hemos concurrido al espectáculo, es decir tu papel de anfitriona, quizás te privó de ver, esto que con respeto te cuento: había diferente edades, sexos, y sensibilidades, los/as jóvenes estaban conmocionadas pues lo mostrado en algún momento podría tocarles vivir, luego las más maduritas, salían con gesto de sorpresa como que si alguien le hubiera contado a los autores lo que en algún momento les tocó vivir, luego hubo en este rango cara de no comprender muy bien, y quedar sólo con las emociones de los otros; a los varones se los veía aturdidos como diciendo: ¡qué bárbaro! esto sienten las mujeres en general. Como verás nadie salió indiferente a lo que la Obra mostró.

Sólo me queda por decirte que me encantó lo que han mostrado y deseo profundamente que sólo sea el principio de lo que hay dentro tuyo, y de todos los demás que han hecho posible la Obra, que es realmente fascinante y doy gracias a Dios que tengan el don de poder manifestar su interior con semejante dulzura, pues a pesar de lo duro que ha mostrado esta obra, ha sido tratada con una dulzura que enamora.

Ojalá podamos muy pronto disfrutar de otros momentos interesantes como este.

Un abrazo enorme y simplemente gracias.